SOCIEDAD BENÉFICO OBRERA - "LA BENÉFICA"

I CENTENARI0 1913 - 2013

VILLAFÁFILA

 

 

Artículo 1º -Tiene esta Sociedad por único objeto, en primer lugar establecer la armonía y cordialidad que debe existir entre vecinos, y en segundo, socorrer a los socios que la constituyen en caso de enfermedad, siendo esta sociedad ajena a toda cuestión política.”

VILLAFÁFILA A PRINCIPIOS DEL SIGLO XX

Era una villa de Tierra de Campos, que languidecía después de un pasado más boyante, con una mayoría de sus habitantes dedicados al sector primario, en concreto a la agricultura de secano, bien como labradores, o como serviciales y jornaleros; con ganadería de ovino complementaria que ocupaba a decenas de pastores y algunas huertas y josas que aprovechaban el regadío con pozos de las que se ocupaban hortelanos generalmente en renta que vendían sus productos;

El sector secundario lo constituía una fábrica de harinas propiedad de D. Luis Trabadillo, inaugurada  en 1912, que ocupaba varios obreros, y pequeñas artesanías para consumo local: carpinteros y herreros que fabricaban carros y aperos de labranza, sastres, confiteros…

Y otra parte dedicada a servicios: criados domésticos, comerciantes, barberos, un cuartel de Guardia Civil, dos curas, dos médicos, dos boticarios, veterinario, herradores…

       En la población de hecho ascendía:  

AÑO

HABITANTE

NACIMIENTO

FALLECIDOS

 

1910

1538

44

33

 

1911

1542

53

36

 

1912

1548

62

42

 

1913

1554

66

39

Indice de Swaroop 45

1914

1560

52

33

 

1915

1565

45

36

 

Plano del casco urbano de Villafáfila en 1913

De los 278 niños nacidos en el quinquenio 1911-1915, 66 fallecieron antes de cumplir un año.

Como vemos una población con ligero crecimiento vegetativo anual, con una estructura de población progresiva, que contaba con muchos niños y pocos viejos. Los excedentes demográficos no podían ser absorbidos por la economía de la villa y se producía un goteo de emigración, buena parte de la cual se dirigía a Argentina.

El gobierno de España estaba en manos del Partido Liberal, presidido por el Conde de Romanones, después del asesinato de Canalejas en noviembre del año anterior.

 

LA SOCIEDAD BENÉFICO-OBRERA DE VILLAFÁFILA

El origen de la Sociedad se remonta a 1913, que es cuando se redactan sus estatutos (11 de marzo) y se presentan al Gobierno Civil para su aprobación de acuerdo a la Ley de Asociaciones de 1887, vigente, (12 de marzo). Popularmente la población de Villafáfila la denomina "La Benéfica".

Previamente ya se habían mantenido reuniones de los impulsores de este proyecto, seguramente a lo largo de todo el año anterior. 

No nos consta la intervención del cura en la promoción de la sociedad, pero este tipo de asociaciones y los sindicatos agrarios estuvieron influidos en su origen por la doctrina social de la iglesia.

img002.jpg img003.jpg img004.jpg img005.jpg img006.jpg img007.jpg img008.jpg img009.jpg

Original del Reglamento Sociedad Benéfico Obrera de Villafáfila de 1913

Artículos Reglamento Sociedad Benéfica 1913

Los promotores reunieron una asamblea el día de Reyes y acordaron la constitución de la sociedad y enviaron al Obispo de Astorga (9 de enero) un escrito comunicándoselo y pidiendo que aceptara la presidencia honoraria.

DOCUMENTO: En pliegos sueltos cosidos, los estatutos y el escrito al obispo 

Excelentísimo e Ilustrísimo Señor Obispo de Astorga y su Diócesis.

Ilmo. Señor: 

Marcelino Barrera Díez, mayor de edad, casado, y vecino de Villafáfila (Zamora), obrero y en representación de otros ciento y pico obreros e industriales, con toda sumisión y respeto nos dirigimos a nuestro Reberendísimo Prelado, al objeto de poner en conocimiento de S.I.: Que este número de obreros nos reunimos con el fin de organizar una sociedad que lleva por lema, benéfica, artista?, obrera, con el solo fin de aportar fondos a la misma y estos fondos se dediquen a atender las necesidades de una enfermedad que adolezca a cualquiera de los socios, socorriéndole con una peseta diaria por cierto número de tiempo, y que estos fondos serán adquiridos en la siguiente forma: los socios fundadores darán una peseta de entrada y veinticinco céntimos mensuales.

En su virtud, reunidos el día de los Santos Reyes, y con el permiso de la autoridad local, por unanimidad, acordamos impulsados de nuestro buen deseo de organizar  la antedicha sociedad a la que se asociarán varios contribuyentes, que con el carácter de socios protectores darán impulso a la misma, así mismo se acordó nombrar a S.I. Presidente Honorario para que con sus acertados y sobrados consejos seamos bien y cristianamente dirigidos y con su apoyo dar el mayor impulso a esta sociedad y en espera a que S.I. aceptará el cargo de presidente y de lo cual le anticipamos las gracias, esperando de S.I. nos conteste lo antes posible para poder nombrar la Junta directiva y organizar los Estatutos por los que se dirigirá esta sociedad.

      Dios guarde a S.I. muchos años para bien de sus diocesanos.

     Villafáfila 9 de Enero de 1913.

     Ilmo. Señor

     Firmado: Marcelino Barrera

Carta al Sr. Obispo de Astorga Contestación del Sr. Obispo

De este escrito ya se deduce la inspiración cristiana de los inicios de la sociedad, el número de socios fundadores, más de cien, y la existencia de unos socios protectores, posteriormente denominados honorarios, que contribuían pero no recibían prestaciones.

 No tarda en contestar el prelado:

Astorga 1º de marzo de 1913.

Vista la anterior exposición y Reglamento por el que se ha de regir la “Sociedad Benéfica Obrera de San Isidro Labrador” que se trata de establecer en la parroquia de Villafáfila de este nuestro obispado, y teniendo en cuenta que el citado reglamento se halla redactado en conformidad con los fines de esta clase de asociaciones y que nada contiene que se oponga al legado católico y sana moral, en virtud del presente y por lo que a Nos toca, concedemos nuestra aprobación al mencionado reglamento con tal de que el artículo 1º del mismo se agregue lo siguiente: “siendo esta sociedad ajena a cualquier cuestión política, sea de carácter local, sea de carácter general”.

Aceptamos gustoso el nombramiento de presidente honorario de la citada Sociedad Benéfica que se nos ofrece.

 Rogamos a los asociados que trabajen siempre dentro del Reglamento en promover cuanto puedan los fines de la sociedad con lo que se estrecharán más y más los lazos de unión entre los vecinos de esa parroquia sin distinción de clases sociales.

 Lo decretó y firmo S.E. Ilma. El señor obispo.

 Julián obispo de Astorga.

 Por mandado de S.E. Ilma. el obispo, el señor

 Dr. Agustín……

  Reg. F1 241.

       La Junta directiva constaba de Presidente, vicepresidente, secretario, tesorero o depositario, y 4 vocales cobradores, uno por trimestre. Para poder ser elegido había que tener más de 25 años, llevar al menos un año como miembro y saber leer y escribir, siendo los cargos obligatorios, honoríficos y gratuitos.

 También se elegía abanderado para llevar el estandarte y alguacil-pregonero.

       La sociedad contaba con un arca de tres llaves para guardar el dinero, las obligaciones de deuda y los documentos, que quedaba en poder del depositario. Éste tenía que dar cuenta detallada al presidente, y cada dos meses a la junta directiva y cada 4 meses a la junta general del estado de los fondos.

       Las directivas se elegían el último domingo de diciembre para el año siguiente. Algunas veces se podían reelegir los cargos en años consecutivos.

Trompetilla de la Sociedad Benéfico, para los pregones.

 La primera sesión de la Sociedad se celebró el 21 de marzo de 1913 y se declara formalmente constituida la Sociedad de acuerdo a la Ley de Asociaciones vigente.

 Se elige Junta Directiva:

 Presidente: Domingo Ferrero Rodríguez

 Vicepresidente: Félix Alonso Carneros.

 Secretario: Basilio Rodríguez Robles.

 Depositario: Marcelino Mateos Osorio.

 Vocales: 1º Manuel Zamorano de la Figuera.

2º Cándido Fernández Medina.

3º Fernando Legido González.

4º Pablo García Rodríguez.

El 13 de Abril juraron los cargos, y se decidió que se acababa el plazo para ingresar con la cuota de entrada de una peseta y mensual de 25 céntimos, como socios fundadores sin limitación de edad. Los que ingresaran a partir de entonces tendrían que pagar 2,5 pts. A los honorarios se les cobra en domicilio y a los de nº en casa del cobrador.

 Los fines para los que se crea la Sociedad son dar ayuda a los socios en las situaciones de enfermedad hasta un máximo de 30 días, (se empezó pagando 1 pesetas diaria). Si el socia renunciare al subsidio se comunicaría a la junta general para su reconocimiento. Para percibir el subsidio había que solicitarlo antes de 15 días desde el inicio de la baja (un mes si estaban fuera)

 El segundo fin para lo que se constituye la Sociedad es para acompañar el cadáver de los socios al cementerio y dar un socorro a la viuda, que va variando con los años, correspondiente a los gastos del entierro, básicamente el ataúd.

 La asistencia a las juntas generales era obligatoria. Así como acompañar al cadáver de los socios difuntos hasta el cementerio, en correcta formación, bajo multa de 2 pesetas la 1ª vez, 4 la segunda y expulsión la tercera.

 Tanto las penas como los subsidios se fueron actualizando con los años.

 El domicilio social se fija provisionalmente en las casas consistoriales, por carecer d local.

 En la primera sesión se acuerda “elegir de entre los socios personal apto para representar un drama o zarzuela cuya representación tendrá lugar el día quince de mayo, festividad de San Isidro Labrador, patrono de esta sociedad, tiene el objeto dar esta función aportar fondos a esta sociedad”.

 Así mismo se acordó “establecer una cooperativa de consumo para los socios” 

 El primer año ya ingresaron como socios protectores don Luis Trabadillo, don Ramón Costilla y don José Santiago, los tres vecinos ricos del pueblo.

 Se hicieron dos veladas de la obra de teatro, el 15 y el 16 de mayo, y se recaudaron 80 pesetas.

 En mayo había 116 socios al corriente de pago, y 6 que no habían pagado.

 El 18 de junio se hizo otra función representada por varios vecinos de la villa y se recaudaron 21 pesetas y 25 céntimos.

 Don Saturnino Fernández Rodríguez, secretario certifica que en sesión de 18 de junio de 1914 se acordó:

  “no dar socorro a ninguno de los socios que sufran erosión, lesión o contusión; y sí sólo a aquellos que caigan enfermos de enfermedad natural y de esta ignovación del reglamento se dé conocimiento al señor gobernador de la provincia para su aprobación.

 Igualmente se acordó que el socio que se encuentre enfermo dé conocimiento a la Junta Directiva para su aprobación

 Ya figuraba en los primeros estatutos que no se pagaría el subsidio “al que caiga enfermo por pendencia, por vicio de embriaguez, por exceso en el régimen de vida o por vicios inmorales

 Desde ese momento cuando un socio solicitaba la ayuda debía presentar una certificación del médico.

 Se establece el patronazgo de San Isidro Labrador, y ya en 1914 se anota el gasto de misa y cera del día de San Isidro.

 En 1915 se rifó un despertador que costó 25 pesetas y se recaudaron 53 pesetas.

 En 1916 se recibió una propuesta del obispo para que la sociedad se adhiera al Consejo Diocesano de Obras Sociales que funciona en la ciudad de Astorga. Se nombró una comisión de acuerdo con el cura párroco de la que formó parte el presidente y Fernando Legido. Por tradición oral parece que no se decidió adherirse al mismo por la exigencia de aportar la mitad de las cuotas mensuales.

 Ese año se decreta la obligación de asistencia a la función de San Isidro a todos los socios y se contrata un tamborilero.

 Se acuerda imprimir el reglamento para que cada socio tenga uno, pagando el coste correspondiente. Se imprimen 200 ejemplares en Gráficas Unidas de Benavente con un coste de 14 pesetas.

Portada del Reglamento

Artículos del Reglamento

 Ese año es la primera vez que se aprueba hacer un préstamo de 250 pesetas durante 3 meses a Placido Pérez, dando las garantías suficientes. Los adelantos de dinero se cobraban el 0,50 % mensual

  Acuerdan solicitar al Ministerio de Fomento una subvención de 2.000 pesetas para atender las necesidades más perentorias de esta pobre sociedad. En Junta General del 1º de febrero de 1917,  para poder acceder a esa subvención, se aprobó modificar el artículo 1º del Reglamento:

  “Tiene esta Sociedad por objeto la creación y fomento de una caja de socorros mutuos en caso de enfermedad de los socios, y procurar la armonía y cordialidad de los vecinos, prescindiendo de banderías políticas

 Se presentó en el Gobierno Civil el 13 de febrero de 1917. 

 En el afán por recaudar fondos para la caja, rifaron una toquilla, de lo que obtuvieron un beneficio de 13 pesetas.

 Se acuerda comprar 4 velas de cera para acompañar a los fallecidos en su entierro.

 En enero del 17 se cobraron las cuotas a 76 socios (posiblemente se habrían dado de baja algunos), y ese mismo mes entraron varios socios: los dos médicos, el cura y otros honorarios, en marzo entran otros 5.

 Hasta 1918 se denominan hermanos a los socios, lo que implica una idea de cofradía.

 Se establece que para que se enteren los socios cuando fallezca alguno se tocarán 12 campanadas del reloj del ayuntamiento, además de echar el pregón.

 En 1919 acuerdan suscribirse a los periódicos Iris de Paz[1] e Igualdad.

 

Periódico Iris de la Paz

 Las sesiones se celebran en la escuela de niñas. El 8 de mayo de ese año se produce la dimisión del presidente, Félix Centeno, y se nombra a Pablo García Rodríguez.

 Recibieron una circular de la Federación Obrera de Zamora para que le enviaran un listado de socios para asentarlos en los libros de la federación. Se acordó que la llevara Vicente Fernández. Parece que no se llevó a cabo la adhesión a esta federación de ideario socialista.

 En 1920 se acuerda la expulsión del que había sido tres años presidente y fundador de la sociedad Marcelino Barrera, por los costes que le había causado a la sociedad por tener que reclamarle judicialmente el pago de una obligación.

 1921 con motivo de la visita al pueblo del diputado a Cortes don Teodoro Seebold y Zarauz (diputado liberal por el distrito de Villalpando desde las elecciones de 1920 hasta la dictadura de Primo) acuerdan salir a recibirlo con la bandera y lanzar cohetes por los beneficios que ha hecho al pueblo y a esta sociedad. Al final el importe de los cohetes lo pagó don Luis Trabadillo. Por ello lo nombraron Presidente Honorario “siendo acogida tal propuesta con júbilo y aprobación por todos los socios en general”.

 El diputado hizo un donativo de 100 pesetas a la Sociedad.

 1922 Hasta entonces se abonaban 15 pesetas por cada ataúd a partir de entonces se dan 30 pesetas.

 Don Luis tenía 50 pts. del diputado Seebold para limosna de la sociedad, y él da otras 10 pts.

 1923 Visita del Obispo de Astorga: acordaron que la víspera se avise mediante pregón a los socios que se presenten todos a recibirlo.

 1924 acordaron que pagasen por entrar los socios de más de 50 años 5 pesetas y los mayores de sesenta 10 pesetas y no tendrán derecho a los socorros el primer año

 Ese año la sociedad acudieron al cantamisa de Manuel Montero, hijo de Sandalio Montero, socio fundador, y éste dio 10 pesetas a la sociedad.

 1928 El socio que se salga y quiera volver a entrar que pague 5 pesetas y no tenga derecho a socorro 1 año

 1929 se acuerda hacer unas medallas o insignias de un lado se pondrá Sociedad Benéfico-Obrera de Villafáfila y del otro lado San Isidro Labrador. Costaron 120 pesetas.

Pin de la Sociedad Benéfico Obrera

Pin Sociedad Benéfica Obrera  2001

Pin del Centenario de la Sociedad Benéfico Obrera 2013

 En las cuentas de ese año figuran como gasto de unos cohetes para obsequiar al padre Benjamín Carballo, 7 pesetas.

 1930 se sube a 1,5 pesetas el subsidio diario por enfermedad.

 En 1931 la comisión gestora republicana del Ayuntamiento reunida en su primera sesión ordinaria:

  “esta comisión acuerda que dado que la Sociedad Benéfica Obrera de esta villa celebra sus sesiones en el salón de actos del consistorio, se celebren también cuantos actos precise celebrar la Sociedad de Profesiones y Oficios Varios, máxime cuando ésta no cuenta con capital, en tanto que aquella se permite hacer préstamos a sus asociados.”

 El nuevo ayuntamiento elegido el 31 de mayo, de mayoría de derechas, acuerda:

 “También se acordó que la Sociedad Benéfica Obrera y otras no conviertan en domicilio social los salones del consistorio... (NO) pudiendo celebrarse por tales entidades particulares sesiones en dichos salones del ayuntamiento.”

 Se pone el paño morado a la bandera de la sociedad.

 Ese año ya se empiezan a realizar las juntas en los cafés: En el de Baldomero Alonso los años 31 y 32, en el de Teófilo de Santa Cirila en el 32, 33, 34. Les cobraban 5 pesetas por sesión.

Durante los años de la república se mantiene la fiesta de San Isidro así se aprueba en el 34:

 “se hagan los festejos como los demás años como son ir a misa en correcta formación bajo la dirección del señor presidente… comprar unas docenas de cohetes y el tamboritero y una misa cantada obligando a todos los socios a asistir bajo multa de dos pesetas como se ha hecho desde que se fundó la sociedad.”

 La práctica de prestar dinero a los afiliados era habitual desde los comienzos de La Benéfica, pero en año 1935 se anota el nombre de los socios a los que se reparten 104 pesetas desde el 1º de enero hasta el 15 de septiembre. A cuarenta le dan 104 pesetas y a dos la mitad. Desde ese año, sistemáticamente se reparten entre los socios parte de los fondos que tenían de remanente.

 Fijan el domicilio social de la sociedad en casa de Teófilo de Santa Cirila en Plaza de la República nº 6.

 
  Sello de la Sociedad Benéfico Obrera de Villafáfila

 Ese año gastan 6 docenas de cohetes y una de bombas, y contratan para la fiesta a un dulzainero y a un redoblante.

Expulsan a Macario Durantes Valverde, Manuel Rodríguez Tejedor y Sixto Valverde Rodríguez por no pagar los préstamos que les había concedido la sociedad y haber tenido que acudir la misma a los tribunales.

 Se reparten en enero del año 36  a cuarenta y cuatro socios a 104 pts. cada uno hasta el 15 de septiembre.

 Ese año se celebra en mayo, San Isidro como otros años, no conocemos cómo estaba afectando a la sociedad la crispación política creciente de esos meses.

 La Benéfica seguía con su rutina y se celebró sesión ordinaria el 28 de junio y la preside Esteban Alonso García.

 Las detenciones de agosto del 36 afectaron de lleno a la junta directiva y a varios miembros de la sociedad: el presidente, el tesorero Gregorio Gallego, Leónides Manteca, Porfirio Rodríguez, Ricardo Lorenzo, a Florencio y Gervasio Barrera, y Santiago Fernández, fueron detenidos en el ayuntamiento, luego trasladados a Zamora, sometidos a Consejo de Guerra y ejecutados en diciembre. 

La siguiente sesión de la directiva bajo la presidencia de Emiliano Robles.

 “presidente accidental por orden superior se acordó por unanimidad trasladar el arca de los fondos de esta sociedad benéfica obrera de casa de don Gregorio Gallego Marcos, tesorero de esta sociedad, por encontrarse ausente en la actualidad, esta junta directiva acordó trasladarla en el domicilio del secretario Eusebio Caldero provisionalmente”.

 Sesión extraordinaria el 11 de octubre a las 5 de la tarde:

  “convocada la junta general por el Presidente del puesto de la Guardia Civil propuso nombrar presidente a don Isidro Zamorano de esta sociedad y tesorero a don Fernando del Río, acordándose por unanimidad hacerse cargo de una de las tres llaves y lo mismo de los paños de la bandera con colores nacionales como igualmente de la insignia en caso de formación

 En 5 de octubre encargaron a doña Amparo Ovejero reformar la bandera como fuera conveniente, admitir otra vez a los socios Domingo Chimeno, Nicomedes Alonso y Manuel Alonso, que habían sido expulsados  (no sé si con algún matiz político), entregar 200 pesetas para el ejército y proceder a la bendición de la bandera reformada.

 En la junta general del 27 de diciembre para elegir la directiva para el 37 se acordó:

 “siendo el origen de esta sociedad berdademante católico el señor presidente propuso a los concurrentes que no pudiendo pertenecer a esta sociedad ningún socio no católico y preguntando a todos por tres veces se dieron todos por conformes de ser todos católicos advirtiéndoles que para demostrar más el ser católicos en esta sociedad que se procedería a imprimir un reglamento que esta sociedad tenía que ser católica benéfico obrera como así mismo obligar a todos los socios a que el día de San Isidro, patrón de esta sociedad, tener cumplido con Pascua, justificando con el justificante del señor cura y de no hacerlo así se dará por destituido de esta sociedad

 Se bendijo la nueva bandera en San Isidro del 37 y ese año expulsan a Inocencio del Teso Zamorano por no cumplir con Pascua. Y las sesiones pasan a celebrarse en del salón de Mariano Ortiz.

Diversos momentos de la conmemoración de la festividad de la Sociedad Benéfico Obrera, con su bandera.

 1939 se actualizan las cuotas de entrada: entre 18 y 30 años 10 pesetas; entre 30 y 40, 15 pesetas, y de más de 40 no se admitirán.

 En 1940 se pagan 75 cºs mensuales cada socio, y de subsidio diario se dan 3 pesetas. y se acuerda que se paguen de entrada entre 18 y 40 años a 3 pesetas, y los que tengan más de 40 años no serán admitidos.

 Ese año vuelven al salón de Teófilo y alternan con el de Mariano según los años.

 En 1950 gastan 9 docenas de cohetes y una de bombas y se vuelve a cambiar la edad máxima de entrada y se admiten socios de número desde 18 a 45 años, a 10 pesetas, los honorarios pueden ingresar a cualquier edad.

 Acompañar los sepelios en formación detrás del personal particular.

 Se establecen recargos por negligencia en los pagos trimestrales 2p, por no asistir a junta general 5, a 1ª lista 1p, a 2ª lista 2 p. y faltar al sepelio 25p

 Los pastores y barberos quedan excluidos de juntas pero no de los sepelios.

 Los ausentes del pueblo, tanto civiles como militares dejan de pertenecer, y cuando vuelvan reingresan sin coste.

 Se cobra una cincuenta mensual, y se abona por enfermedad 6 diarias un máximo de treinta días

 Luego se rectificó el acuerdo de que los barberos no quedaran exentos de las juntas.

 En el 51 se acuerda que los socios mayores de 65 años que estén acogidos al subsidio nacional de vejez se les abone de una sola vez el socorro total de un mes, y los que no estuvieran acogidos se les siga pagando según los reglamentos.

 1952 la Archicofradía del Corazón de María invita a la sociedad a los actos religiosos que se celebran el 22 de mayo, se acuerda por mayoría de la junta general (presidente Luis Gallego) que asistirán todos los socios bajo multa de 5 pts.

 El dinero se prestaba a los socios que lo requerían con un pequeño interés pero ya desde enero hasta diciembre, y en enero siguiente se volvían a renovar los préstamos, con lo que prácticamente se convertía en un  préstamo vitalicio.

 Se acuerda pagar a todos los socios mayores de 65 años, enfermos o no, la cantidad de 180 pesetas todos los años, como si estuvieran enfermos un mes.

 En 1957 La Sociedad Benéfica Obrera queda inscrita en el Registro Especial de Montepíos y Mutualidades del Ministerio de Hacienda, como entidad mutual con capacidad de previsión social y de ayuda financiera a sus asociados. Ese año ya se anotan gastos de invitación a los músicos, a la directiva y socios 70 pesetas y se suben las cuotas a 10 pesetas al trimestre y el subsidio a 12 pesetas diarias.

 Se imprimen unos nuevos reglamentos en la Imprenta Pertejo de Zamora.

Portada del reglamento de 1957

Reglamentos de 1957

 1958 compran en casa de David 2 kilos de dulces, una lata de galletas y dos botellas de anís y coñac. Por la misa de San Isidro se pagan 25 pesetas a don Camilo que las donó a la sociedad, y la sociedad se las dio para el Congreso Eucarístico

 1959 se prorroga toda la junta, ese año se aprueba hacer un pequeño refresco para todos los socios que deseen asistir.

 El 31 de marzo del 1964 la Junta directiva acordó que la fiesta que se venía haciendo el día de San Isidro se trasladara para el día de San José Obrero con los mismos usos y costumbres que se venían haciendo. Lo ratificaron los socios en asamblea.

 Cuotas a 5 pesetas al mes, multa de 75 quien no asista a los entierros y socorro de 20 pesetas diarias, manteniendo como siempre la proporción de 4:1 entre el socorro diario y la cuota mensual.

 Desde el 64 al 68 no se anotan gastos de músicos. Como la Hermandad de Labradores y Ganaderos celebraba la fiesta en San Isidro, y traían una orquesta, La Benéfica deja de hacerlo. Sí vuelven a  aparecer en 1969 y 1970, cuando venían los músicos de Bretó por 1500 pesetas y 250 de mantención.

 En el 67 se acordó que el que falleciera y no hubiera recibido subsidio en un año antes, se le dé una mensualidad de 600 pesetas (correspondía a un mes de subsidio).

 En el 72 se sube la cuota a 30 pts. los honorarios a 25 pts. la multa por faltar a las juntas 25, y a los entierros 180 p, los retrasos en el pago se penalizan con 10 pesetas y a los enfermos se les abonan 180 diarias.

  Desde 1975 no he conseguido los libros de actas.

 La fuerte emigración de los años 50 y 60 del siglo XX produjo un notable descenso del número de socios ordinarios, quedando sobre todo los mayores que no emigraban, e ingresando pocos miembros nuevos.

1976: aparecen en las cuentas 24 socios de número y 38 honorarios, y ese año se cambió la bandera, se hizo una subscripción para la misma entre los socios que pusieron a 100 y a 200 pesetas para su adquisición.

1978 figuran 22 numerarios y 43 honorarios

 En el 1981 se vuelve a anotar el gasto que hubo con unos músicos de Villalpando.

AÑO

NUMERARIOS

HONORARIOS

1980

27

47

1983

27

48

1985

21

46

1986

25

53

1987

24

58

1992

23

49

1994

17

47

1997

17

43

        En 1989, siendo presidente Jesús Rodríguez de la Granja se procede a la disolución y liquidación administrativa de Sociedad como Mutua de Previsión Social. En un proceso general de disolución de numerosas entidades creadas desde antiguo para los mismos o parecidos fines que la benéfica. En 20 de febrero de 1990 se publica en el B.O.E. se publica una Orden del Ministerio de Hacienda de revocación de la autorización administrativa, de disolución y de intervención administrativa en la liquidación d la entidad denominada “Sociedad Benéfica Obrera de Villafáfila” (MPS 2392). Se nombra un Interventor del Estado que lleva a cabo los trámites oportunos. Finalmente el 4 de junio de 1991 se publica en el boletín la Orden de 25 de abril de ese año en la que se declara la Extinción de la Sociedad Benéfica Obrera de Villafáfila y se procede a su cancelación del Registro Especial de Entidades Aseguradoras.

 Todavía en 1992, nueve socios tenían en préstamo de la sociedad 10.500 pts. cada uno.

 En el 2001, bajo la presidencia de Agapito Ovejero, se redactan unos nuevos estatutos, en los que ya todos los socios son honorarios.

Portada reglamento de 2001 Artículos Reglamentos del 2001

        En el listado de socios de 2005 figuran 83 miembros

        2006 sólo se cobran 63 cuotas y 55 asisten a la comida.

       En el año 2013 se cumplen los 100 años de la constitución de la Sociedad, donde los socios, celebraron, la efeméride con una charanga, una misa presidida por el Sr. Obispo de Zamora, la comida de hermandad de socios, conferencia impartida por D. Elías Rodríguez Rodríguez sobre la historia de la Benéfica, y exposición de documentación, y lunch  para todos los socios.

Cartel de la celebración de la Sociedad Benéfica. Socios de la Benéfica

[1] Creo que se trataba de una revista de inspiración católica promovida por los Misioneros Hijos del Corazón de María (Julio de la Cueva y Ángel Luis López: Clericalismo y Asociacionismo Católico en España. 2005

Texto: Elías Rodríguez Rodríguez.

Fotos y video: villafafila.net.