PROCESIÓN DE LA VERA CRUZ

VILLAFÁFILA

 

 

     La Junta Pro Semana Santa de Villafáfila, en el 2010, después de la desaparición a finales del siglo XIX de la cofradía la Santa Vera Cruz, llevó a cabo la recuperación de su procesión. que tuvo lugar el día Jueves Santo 1 de abril hacia las 23:00h.

     Intentando en mantener elementos de la antigua procesión, y adaptándolos a estos tiempos y las circunstancias.

     La imagen estilo gótico-flamenco. Siglo XV, años anteriores a 1500. Medida: 1,2 m. Conservado en el Museo parroquial, procede de la ermita de la Vera Cruz, en la parroquia de San Andrés, de la que pasó a la de San Pedro después de su desaparición. Según el libro de Fábrica de la iglesia de San Andrés (1559-1630).

 La imagen, tiene una cabeza inclinada hacia delante y a su lado derecho. Su cabello cae sobre los hombros ceñido por una corona acordonada sin espinas. Su rostro, con expresión cadavérica, denota cierto sufrimiento. El tórax con formas redondeadas, es proporcionado al resto del cuerpo. La espalda es plana, no esculpida. Su cintura es pronunciada debido a su costillaje prominente.

 El “perizonium” o paño de pureza es pequeño -  cubre solamente las zonas de caderas -, dorado, ceñido, cruzado en el centro, montado se lado derecho sobre el izquierdo, lleva el nudo colgando de este lado.

 Tiene los brazos colocados en ángulo, la unión del brazo y antebrazo bien realizada. Las piernas están cruzadas desde las rodillas, llevando el pie derecho sobre el izquierdo para la colocación del clavo, aunque en posición un tanto rara. Sus manos están abiertas para recibir a los suyos. La policromía presenta dorado bruñido en el paño  de pureza y encarnación mate en las partes desnudas. Es aceptable su estado de conservación. Su cruz es de madera como la imagen. Las cofradías de la Vera Cruz popularizaron en España el culto al “Lignum crucis”.

 Junto a sus pies va incrustada en su cruz una carabela de madera.

 

     La imagen después de más de cien años sin tocar, era previsible su suciedad, en la parte baja de la cruz toda ella ennegrecida seguramente del humo de velas, días antes de la procesión varias personas durante más de tres horas estuvieron  limpiado su suciedad, pasando algodón mojando en un producto que respetaba la policromía, dando de nuevo a la cruz su color marrón, en algunas partes de la imagen como en la corona se apreció que su color era verde, el resultado a comparación con las imágenes con las que está guardada salta a la vista.

     El jueves Santo a la mañana fue preparada la imagen colocada un una mesa donada por las cofradías de .... Benavente, es una imagen que solo va adornada con cardos.

     Para el desfile de la procesión se había pedido la colaboración del pueblo para portar y los que portaban ir con la capa castellana, en total treinta y dos personas portando y con capa.

     La procesión fue abriendo paso con dos personas a cada lado de la calle una con antorcha y otra con un cirio, seguido de la fila de gente, hacia el medio de la procesión escoltada la imagen por cuatro personas con antorcha en cada esquina, y todos los portadores con su capa detrás de la imagen, que según eran relevados para portar pasaban al final de la fila, dejando pasar el fila por el medio de ellos.

Cargadores con capas

Procesión de la Santa Vera Cruz

Tomando la limonada con una pasta

      La procesión de la Vera Cruz desfilo, seguidamente de finalizada la Hora Santa, desde la iglesia Santa María, hasta el cementerio viejo, (antiguo lugar de la iglesia de San Andrés y al lado estaba la ermita de la Vera Cruz) allí iluminadas las columnas del antiguo cementerio, se rezó  una pequeña oración, volviendo por la calle San Andrés, hasta San Pedro, calle Sacramento, calle la Botica y vuelta a la iglesia Santa María por la calle Rejadorada.

      Se desfila en dos filas , toda persona que acompañe, portando un farol de mano, como era tradición de la antigua procesión.

     Al finalizar la procesión se dio una pasta y un vaso de limonada, rememorando como era la tradición de dar la parva (una pasta de pan y un vaso de vino).

     Texto y fotografías: villafafila.net