MANZANILLA DE VILLAFÁFILA

En homenaje a D. Dionisio Alonso (Isio-Tábares) y Dña. María de los Ángeles Fernández Martín (Angelines), los últimos recolectores de Manzanilla de Villafáfila

 

 

Campo de Manzanilla

MANZANILLA COMÚN

Sinónimos del nombre científico

Recutita chamomilla = Matricaria recutita

Lugar de origen

         Originaria de Europa, difundida en forma natural o por cultivo en Hungría, Bulgaria, Yugoeslavia, Rumania, Alemania, España, Italia y Australia; también en el occidente Asiático y norte de África. En América se la cultiva en Argentina, U.S.A. y Venezuela.

Manzanilla de Villafáfila

Etimología del nombre científico

Proviene del latín matrix, por matriz y, del griego, chamaemelum, que significa manzanita de tierra, por el aroma que desprende.

Otros nombres populares

Manzanilla alemana, camomilla, manzanilla de Aragón, manzanilla húngara. Alemán, Kamillen; francés, camomille allemande, matricaire; inglés, german chamomille, hungarian camomille, wild camomille; italiano, camomilla vulgare; portugués, camomila da alemanha, matricaria.

DESCRIPCIÓN

Planta herbácea anual, glabra, muy ramificada que alcanza una altura de 0,60 m.

Hojas sésiles, alternas, bipinnadas en la parte superior y tripinnadas en la inferior, con segmentos lineales.

Flores agrupadas en capítulos pequeños, largamente pedunculados, con receptáculo cónico y hueco, rodeado por un involucro imbricado y aplastado,

Flores sin vilano, periféricas femeninas, liguladas, de color blanco; flores centrales hermafroditas, de color amarillo, tubulares.

Frutos, aquenios pequeños, de color verde amarillento.

La manzanilla de Villafáfila es de un olor fuerte al igual que su sabor, impregnado por las características de su suelo.

USOS Y PROPIEDADES

Capítulos

  • Solos o en mezclas con otras especies en infusiones.
  • Para la extracción de la esencia.
  • En licorería.
  • En forma de tintura para el cabello.
  • Para preparar tinturas, extractos, jarabes, polvos, etc.
  • El extracto como parte de preparados medicinales en afecciones inflamatorias, sabañones, conjuntivitis, pruritos, etc.
  • Propiedades tónicas, estimulantes, antiespasmódicas, sedativas, antiflogísticas, antialérgicas, vermífugas y emenagogas.

Esencia

  • Utilizada en perfumería y licorería.
  • En la industria de cosméticos, en polvos, ungüentos y cremas que evitan las irritaciones de la piel por causa del sol; en dentífricos contra inflamaciones de boca y encías).
  • Por su acción antiflogística debida al azuleno; aunque esta sustancia se la obtiene principalmente en forma sintética.
  • En la industria de especialidades medicinales por sus propiedades antiflamatorias y en alergias.
  • En Villafáfila su valor es medicinal, para afecciones inflamatorias y digestivas.

PARTE UTILIZADA

Las "flores" (cabezuelas) desecadas y la esencia.

Olor aromático, agradable y característico, sabor algo amargo. Contiene aceite esencial, ácidos salicílico y málico, tanino, un principio amargo (ácido anthémico), colina, apigenina, inosita, sustancias resinosas y pécticas, etc.

La esencia es un líquido de color azul más o menos intenso por la presencia de azuleno, con el tiempo en presencia de luz se vuelve marrón. Contiene sesquiterpenos, furfural, alcohol sesqueterpénico que representa con su óxido el 50% de la esencia, el bisabolol (45%) y farneseno (18%).

El resto de la planta se conoce comercialmente como rama y su valor comercial es bajo aunque suele formar parte de las calidades inferiores.

Cabezuela de la manzanilla, que su color es un color amarillo intenso, de forma ovalada

REQUERIMIENTOS

CLIMA

Prospera bien en clima templado relativamente húmedo. Una buena floración es cuando se producen lluvias a final de invierno y primavera.

SUELO

No es exigente en cuanto a calidad de suelos. Se adapta muy bien a diferentes tipos de suelos, aunque son más aptos para el cultivo los franco-arenosos de mediana fertilidad, buen drenaje y algo húmedos.

Suelos excesivamente fértiles producen abundante vegetación y menor rendimiento en flores y, como consecuencia, dificultades de cosecha, maduración despareja y menor rinde.

En Villafáfila cuanto más próxima está a las lagunas mejor es su calidad, por el tipo de suelo.

CULTIVO

La manzanilla sale espontáneamente, dependiendo de los factores climáticos así su cantidad. En zonas de praderas, y tierras de cultivo que no han sido tratadas con productos fitosanitarios.

Pétalos y cabezuela de la manzanilla es de forma ovalada como un copete, no confundir con la gamaza su cabezuela es plana

COSECHA

Se realiza cuando los capítulos se hallan completamente abiertos, lo que ocurre escalonadamente desde principios y hasta el fin de la primavera.

Las últimas flores son de menor tamaño y más aromáticas, pero pueden confundirse con la "manzanilla cimarrona" o "manzanilla hedionda" (Anthemis cotula L.), pero esta última se diferencia en que el receptáculo floral es globoso y macizo, además de tener otro aroma.

La forma de cosecha puede variar:

Puede ser a mano, pero la cantidad cogida es mucho menor con el rastro y con más requerimiento físico.

Con la ayuda de un peine metálico "Rastro" que se pasa sobre la planta.

Este peine consta de dientes, separados lo suficiente para retener los capítulos entre sí, y filo que corta los pedúnculos.

Rastro para recoger manzanilla

El material logrado es bastante limpio, aunque requiere igualmente una limpieza posterior.

La cosecha conviene realizarla desde el atardecer hasta la mañana del día siguiente pues los pedúnculos resultan más tiernos y se cortan más cerca de los capítulos.

Vecinos de Villafáfila recogiendo manzanilla con el rastro en un campo lleno de manzanilla

 

Hay que distinguir una cosa bien clara pues entra la manzanilla y la gamaza o gamacilla, al no conocedor le da confusión, pero fijándote las diferencias son claras, en un principio con una mirada suelta no  habituada parece muy similar en apariencia pero no es así.

Manzanilla

Gamaza

 

Diferencias entra manzanilla y Gamaza:

  Manzanilla

Pétalos mas alargados, finos y mayor cantidad

Su cabezuela de un color amarillo menos intenso en forma de copa.

Desprende un olor suave.

  Gamaza

Pétalos más cortos , anchos, menor cantidad y más ondulados a la punta

Su cabezuela de un color amarillo más intenso,  en forma plana y más grande.

Desprende un pequeño olor áspero.

 

 

POSCOSECHA

TRATAMIENTO DEL PRODUCTO

Hay que distinguir El material fresco recogido con peines, cualquiera fuere su forma o tipo debe ser rápidamente sometido a una limpieza y selección, para quitar todo tipo de impurezas.

Después se procede al secado en forma natural expuesta a la sombra, que se pone encima de mantas o sabanas viejas, sacos de papel.

Si se pone al sol, debe tenerse mucho más control pues la seca con más rapidez y la puede consumir y achicharrar.

La manzanilla al secado pierde gran volumen podría decirse que más del 50% de  del peso cortado en el campo.

 

Secado de la manzanilla en una sabana

Secado al sol en sacos de manzanilla

Secado de manzanilla para consumo de casa

Casi todas las casas recolectan para tener del año, utilizada  medicinal, para afecciones inflamatorias, y digestivas.

Algunas personas la han cosechado con el fin para su posterior venta, principalmente en la feria de San Pedro (Zamora) pues tiene una gran fama.

 

LOS ÚLTIMOS RECOLECTORES DE MANZANILLA DE VILLAFÁFILA

D. DIONISIO ALONSO ALONSO (ISIO-TÁBARES)  Y DÑA. MARÍA DE LOS ÁNGELES FERNÁNDEZ MARTÍN (ANGELINES)

Los últimos recolectores para la venta ha sido el matrimonio D. Dionisio Alonso Alonso (Isio-Tábares) de Villafáfila y Dña. Angelines Fernández Martín (Angelines) de Santovenia del Esla (Pintorra).

D. Dionisio Alonso Alonso (Isio-Tábares) de Villafáfila y Dña. María de los Ángeles (Angelines)

 

Como nos reflejan en la entrevista que dieron al periódico  La Opinión de Zamora - Comarcas - Tierra de Campos. Sábado, 20 de octubre de 2001. De la cual hacernos una trascripción literal de ella:

El druida de los prados

• Un vecino de Villafáfila recoge y elabora manzanilla desde hace medio siglo

En Villafáfila todavía se conserva la costumbre de recoger manzanilla de los prados. Esto lo hace aún un vecino de este municipio, Dionisio Alonso, de 68 años de edad que desde hace medio siglo se dedica a este quehacer. Él asegura que el mejor sabor y aroma de esta planta está en la comarca de Campos.

Dionisio Alonso es un vecino de Villafáfila, de 68 años de edad, que desde hace más medio siglo se dedica a recoger manzanilla de los prados que visten numerosos municipios de la comarca de Tierra de Campos y desde hace tiempo es el único que lo hace en la zona.

Durante todo este tiempo, «la vida ha dado muchas vueltas en todos los aspectos relacionados con esta planta, pero lo que no han cambiado son el exquisito sabor y el aroma de la manzanilla de estos campos», señaló Dionisio Alonso.

 D. Dionisio Alonso Alonso con el rastro recogiendo la manzanilla

 

Esta hierba aromática «se cría en los prados a primeros de mayo y dura hasta el mes de junio. Esto hay que tenerlo en cuenta puesto que la flor ya empieza a secarse cuando llega julio, debido al calor. Recuerdo que antiguamente se cogía, no sólo la manzanilla común que conocemos todos, sino que se cogía también la gamacilla, una clase de manzanilla de sabor amargo. Igual que se recolectaba la amapola, la grana o la gamaza. Ésta sobre todo, por sus propiedades medicinales; o eso decían» explicaba este vecino de Villafáfila.

Las características de esta hierba varían dependiendo de las condiciones climáticas, puesto que es una planta silvestre. No obstante, puede alcanzar hasta 60 centímetros de altura y sus flores, amarillas y blancas, se presentan en capítulos de hasta dos centímetros y medio de diámetro. Los tallos glabros erectos.

«Hace 50 años, que yo era muy jovencito aún, trabajaba el marido para el señor y ganaba unas 600 mil pesetas al año; claro, que hay que sumarle el trigo, algún carro de paja y poco más. Con eso poco daba para comer. Así que las mujeres eran las que iban a recoger la manzanilla. Si cogían unos 50 6 60 kilos, pues ganaban unas dos o tres mil pesetas, o sea más que los hombres», recordaba Dionisio Alonso.

Entre las dificultades que encontraban durante la recolecta en tiempos del pasado, este hombre señalaba «siempre había que tener mucho cuidado con los guardias, que estaban vigilando, porque si las pillaban recogiendo la manzanilla les ponían a lo mejor un duro de multa, y además de trabajar te quedabas sin nada».

D. Dionisio Alonso Alonso (Isio-Tábares) de Villafáfila y Dña. María de los Ángeles (Angelines) vendiendo en un puesto de la feria de San Pedro en Zamora

 

El modo de recoger la manzanilla no ha cambiado demasiado, según Dionisio. «Para cogerla sigue utilizándose un rastrillo de hierro con el que se cortan sólo las cabezas que es lo mejor de la planta; después a mano se van recogiendo todo lo que se ha cortado en sacos y luego hay que ponerla a secar. Lo importante es poder contar con una nave lo suficientemente grande para estirar unas lonas y sobre ellas echar la manzanilla que se ha recogido. Allí es donde se deja secar».

La elaboración «es muy trabajosa, hay que ponerla sobre un tablón e irla mirando como si fuera lentejas por si se ha colado algo que no sirva».

Otro de los inconvenientes es que «estás a expensas del tiempo, porque hay años que nace y otros que no».

Dionisio Alonso recoge esta hierba aromática en los prados «de Villamayor, Tapioles, Cañizo, San Martín de Valderaduey, en Villafáfila... todos estos pueblos de por aquí. Para recogerla hay que ir a las zonas salitrosas que es donde mejor se cría, en esta zona es donde tiene mejor sabor y aroma. Donde no se puede coger en las zonas que tienen plantado el cereal porque los herbicidas matan las características de la manzanilla».

A este vecino de Villafáfila no le parece que la manzanilla que se vende en sobres es como beber agua «aunque vas a un bar y no queda otro remedio». Por otro lado y levantando una lanza por el producto de la tierra asegura que «si no fuera por la manzanilla extranjera que se importa, ésta valdría más que el oro por sus cualidades».

«Hace cincuenta años, si los guardias te pillaban cogiéndola te ponían multas de hasta un duro, casi lo que habías trabajado».

D. Dionisio Alonso con la manzanilla que recoge y el licor que elabora su mujer

 

Alonso vende la planta medicinal en ferias de productos de la tierra

• Mari Ángeles Fernández, esposa del recolector, utiliza la hierba para preparar diferentes licores

Desde hace años, Dionisio Alonso, vende la manzanilla que recoge por los prados de Tierra de Campos en las ferias zamoranas de productos de la tierra. «En principio, colocaba un puesto junto a los vendedores de ajos en Zamora».

La manzanilla la vende en bolsitas de cien gramos a trescientas pesetas cada una. «Este año habré recogido unos 300 kilos, y ha quedado mucha manzanilla en los prados porque hubo bastante, pero es que las fuerzas no me dan para más. En otros tiempos, llegaba a recoger hasta ocho y diez toneladas. Si tuviera ahora 20 años la patentaba, pero ya no tengo edad».

Bolsitas de cien gramos

 

Dña. María de los Ángeles, vendiendo Manzanilla en la feria de San Pedro en Zamora

 

La manzanilla que recoge Alonso no sólo es para venderla. En su casa, hay alguien que la aprovecha para otros menesteres.

Su esposa, María de los Ángeles Fernández, suele hacer licor de manzanilla. «Yo mezclo un litro y medio de agua con un puñado de manzanilla y un kilo de azúcar y lo dejo cocer durante bastante rato. Cuando veo que la mezcla suelta el almíbar lo mezclo con un litro de aguardiente y ya está. Bueno, claro que hay que colarlo».

D. Dionisio Alonso Alonso (Isio-Tábares) de Villafáfila y Dña. María de los Ángeles (Angelines) vendiendo en un puesto de la feria de San Pedro en Zamora

 

Son muchos los usos en los que se emplea la manzanilla por sus propiedades medicinales. Es muy adecuada en todas las afecciones de algún órgano del aparato digestivo ya que favorece las digestiones difíciles y ayuda a expulsar los gases del aparato digestivo. También es adecuada en casos de úlcera gástrica, gastritis, cólicos... Tiene un valor reparador de las afecciones de la piel; en casos de reuma, ciática, dolor articular; también para los ojos, en caso de conjuntivitis, alergias, ojos cansados... Favorece la eliminación de líquido en el cuerpo y facilita la menstruación.

Entrevista a D. Dionisio Alonso Alonso (Isio) y Dña. Maria de los Ángeles (Angelines) La Opinión de Zamora - Comarcas - Tierra de Campos. Sábado, 20 de octubre de 2001

 

En homenaje a mis queridos D. Dionisio Alonso Alonso (Isio- Tábares) 1933-2021 Y Dña. María de los Ángeles Fernández Martín (Angelines)1937-2021. Los últimos recolectores de Manzanilla de Villafáfila.


Autor:

José Luis Domínguez Martínez.

Manzanilla de Villafáfila.

http://villafafila.net/manzanilla/manzanilla.htm

 

D. Dionisio Alonso Alonso y Dña. María de los Ángeles Fernández Martín.

Datos personales.

 

La Opinión de Zamora - Comarcas - Tierra de Campos.

Sábado, 20 de octubre de 2001.

Eva Ponte

 

Fotografía:

D. Dionisio Alonso Alonso  y Dña. María de los Ángeles Fernández Martín.

C. de la Cal.

José Luis Domínguez Martínez.

 

Transcripción y montaje:

José Luis Domínguez Martínez.

Todo texto, fotografías, transcripción y montaje, los derechos son pertenecientes a sus autores, queda prohibida sin autorización cualquier tipo de utilización.

Todo texto y fotografía ha sido autorizado al almacenamiento, tratamiento, trabajo, transcripción y montaje a José Luis Domínguez Martínez, su difusión en villafafila.net, y cualquier medio que precie el autorizado.